El bastón del Alcalde

En julio de 1951 el alcalde de Granada, Antonio Gallego Burín es nombrado, en Consejo de Ministros, Director General de Bellas Artes; no tomará posesión hasta el día 3 de septiembre de ese mismo año. Pero unos días antes, pocos días antes también para que comiencen los actos anuales en honor de la Patrona de Granada, Gallego Burín acude a la Basílica de la Carrera del Genil para despedirse de la Virgen de las Angustias y hacerle ofrenda del bastón de mando que lo ha acompañado a lo largo de toda su gestión municipal, y que con sus iniciales -AGB- fue regalo de los compañeros de la primera corporación municipal que presidió, a partir de 1938.

Este pasado mes de junio, con ocasión de la celebración del Centenario de su nacimiento se ha celebrado en la Casa de los Tiros granadina una gran exposición y en la primera de sus doce salas ha figurado en colocación muy destacada su bastón que la Hermandad de la Virgen de las Angustias cedió muy generosamente para este fin.

Allí estaba colocado el bastón en exhibición muy original concebida por el artista Julio Juste, diseñador de la muestra junto a una ampliación, a gran tamaño, de Gallego Burín desfilando con el mencionado bastón, y otra ampliación fotográfica del original, que reproducimos junto a este texto, en el que el alcalde de Granada, visiblemente emocionado, hace entrega del bastón al párroco de la basílica, don José Fernández Arcoya, a los pies de la imagen de la Patrona de Granada, en su camarín. Este conjunto de elementos han sido de los más admirados por los granadinos durante su visita a la Exposición del Museo de la Casa de los Tiros.

Y este año, con motivo también de la celebración de su centenario, la Hermandad ha acordado que la imagen de nuestra Patrona luzca en su regazo, durante todo el mes de septiembre el bastón de Gallego Burín que será también el que porte en su desfile procesional del último domingo del mencionado mes.

Todo es prueba del cariño y devoción de Gallego Burín por la Virgen de las Angustias como atestigua los recuerdos que yo tengo de mi niñez en que frecuentemente bajaba desde nuestra casa de la laza de Santa Ana, y luego desde el despacho de la Alcaldía, en la Plaza del Carmen, hasta la Iglesia de la Carrera de la Virgen.

 

Antonio Gallego Morell

Historia y Devoción – Numero 2 – año 1995

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido !!