EUCARISTÍA Y SACERDOCIO: La representación de Cristo Sacerdote en el crucero de la Basílica

En la exposición permanente de la Hermandad de la Virgen de las Angustias, en la sala de la capilla del antiguo Hospital, se muestra a diario la representación que popularmente llamamos de Cristo Sacerdote, emotiva, esbelta y rotunda, a la vez que sobria y sencilla, el mismo Jesús de la cena pascual ofrece la comunión al fiel, sosteniendo la sagrada forma en una mano y el copón en la otra.

Iconográficamente representa el Corazón Eucarístico de Jesús, y ese corazón se ostenta sobre su pecho. Una talla que se enmarca en la devoción eucarística de los años 20 del siglo pasado, salida del prestigioso taller José Navas Parejo (1883-1853), que por entonces trabajaba también en el imponente tabernáculo eucarístico del altar mayor de la catedral granadina. Ninguno de los talleres de Granada alcanzó la fama y proyección del taller de Navas Parejo, cuya obra, en escultura y orfebrería, se impone con autoridad en toda Andalucía Oriental y más allá de esta demarcación. Para la Basílica de las Angustias había realizado, entre otros, trabajos tan señalados como la instalación del Crucificado de piedra en el patio o el sagrario de la capilla sacramental, todo ello enmarcado en el vasto plan de reformas que llevó a cabo D. José Fernández Arcoya. Navas Parejo llegó a realizar varias versiones de la Virgen de las Angustias, una de ellas para Buenos Aires (Argentina), y tuvo su último taller y morada en la misma Carrera de la Virgen.

Tuvo su taller, por tanto, una intensa labor formativa y por sus locales pasaron insignes escultores, orfebres e imagineros; entre ellos un joven José Gabriel Martín Simón (1896-1971), que participó en la realización de este popular Cristo Sacerdote, y más tarde llegó a restaurar la talla de Jesús Nazareno de nuestra Hermandad. El Corazón Eucarístico de Jesús remite a la labor incasable del “apóstol de la Eucaristía”, el obispo D. Manuel González García (1877-1940), canonizado hace cinco años. Su magisterio sacerdotal en Sevilla y Huelva, y episcopal en Málaga y Palencia, dejó una constancia inequívoca de su fervor eucarístico y su tesón por alabar y acompañar a Jesús, que consideraba a menudo abandonado, en el sagrario. De ahí la fundación de órdenes religiosas y asociaciones de seglares, hombres y mujeres, destinados a ese loable fin, que conformaron la Unión Eucarística Reparadora (UNER), extendida por España y Latinoamérica, y de una ingente obra impresa con la Eucaristía como tema central. En la actualidad cumplen un siglo de vida la Misioneras Eucarísticas de Nazaret, fundadas por él, y la imagen granadina de Cristo Sacerdote o Corazón Eucarístico de Jesús bien puede relacionarse con la extensión de las célebres Marías de los Sagrarios, empeñadas en acompañar a Jesús sacramentado.

Con motivo de su canonización, el arzobispo de Sevilla invitaba a “redescubrir la principalidad del misterio eucarístico”. San Manuel González, muy vinculado a nuestra ciudad a través de la figura de D. Andrés Manjón (incluso fue senador en 1918 por el arzobispado de Granada), sentía la mirada de Jesús en el sagrario como clavada en su alma. Enterrado en la catedral de Palencia, en la capilla sacramental, en su epitafio constan sus propias palabras de invitación: “¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejéis abandonado!” Comprendió que la Eucaristía, con Cristo como ministro, era el motor del apostolado y del sacerdocio. El magisterio de la Iglesia ha subrayado la representación en el corazón ardiente de Jesús del amor inmenso de Dios, amor que tiene como acto supremo el sacramento de la Eucaristía. Así lo expresa el papa Pío XII: “La divina Eucaristía y, por lo mismo, el sacerdocio, son dones del Sagrado Corazón de Jesús”.

Una ocasión espléndida para mostrar esta rica y profunda iconografía nos la brinda la celebración de Corpus Christi, fiesta señera de Granada, con la rica liturgia de estos días, en los que además celebra la Parroquia las primeras comuniones. Por eso, la Hermandad Sacramental de Nuestra Señora de las Angustias aporta este sencillo homenaje a la Eucaristía y al Sacerdocio, ofreciendo esta devota imagen a la veneración de las fieles, que permanecerá en un  altar con claro sabor a Corpus granadino hasta el próximo 8 de junio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido !!